La batalla real en curso entre chiítas y sunitas parece llegó a un punto de inflexión que podría anunciar una nueva escalada del conflicto y de las “guerras subterráneas” que lo componen, como la de Yemen, la lucha del Estado islámico contra al-Qaeda o la confrontación entre la Hermandad Musulmana, los movimientos laicos y los salafistas / wahabíes.

¿Por qué es esto? Porque los chiitas contra sunitas están abocados a la “gran batalla”, antes de la dominación islámica del mundo.

En occidente creemos que los conflictos que se suceden en oriente medio están solamente relacionados con un enfrentamiento entre fuerzas de la modernidad y fuerzas retrógradas que quieren que la zona permanezca en la oscuridad y gobernada por jeques dictatoriales, o que todo se explica por el lado que los musulmanes quieren exterminar a los cristianos.

Pero estas explicaciones resultan insuficientes para responder por qué se pelean musulmanes chiitas contra sunitas, cuando ambos tienen el mismo tipo de gobierno en los países que dominan.

jihad islámica

La respuesta es que hay un motor del enfrentamiento profetizado en el Corán y los hadices. Una batalla final que enfrentará a dos sectas musulmanas antes de la venida del Mahdi, el séptimo imán, que convertirá el mundo al Islam. Y esta profecía la conocen los musulmanes de las dos sectas, la aceptan y la manejan como una realidad, lo que pone el combustible a los conflictos de la zona.

Es por esto que ahora vemos una encarnizada batalla directa en el Yemen y seguramente habrá aún más, se intensificarán.

¿Quizás a esto estuvo apostando occidente, a que las distintas sectas musulmanas se desangraran entre sí?

 

LA GRAN BATALLA

El conflicto en Siria propaga el descontento en todo el Oriente Medio. Las fuerzas de combate de Irán batallan contra los anti-chiíes en Damasco, y la región se prepara para un enfrentamiento final.

al nusrah

El escenario de una devastadora guerra civil en Siria enfrenta a sunitas y chiítas que creen que todo se predijo en las profecías del siglo séptimo.

Desde el primer brote de la crisis en la ciudad meridional de Deraa a las previsiones apocalípticas de un Oriente Medio empapado en sangre, muchos combatientes de ambos lados del conflicto dicen que su trayectoria fue establecida hace 1.400 años en los dichos del Profeta Mahoma y sus seguidores.

Entre los miles de dichos o hadices, están las historias que se refieren a la confrontación de dos grandes ejércitos islámicos en Siria, una gran batalla cerca de Damasco, y la intervención desde el norte y oeste del país.

El poder de esas profecías de muchos combatientes sobre el terreno significa que los 4 años del conflicto tienen una base más arraigada – y mucho más difícil de resolver – que una simple lucha de poder entre el presidente Bashar al-Assad y sus enemigos rebeldes.

La guerra de Siria ha matado a más de 200.000 personas, llevado a millones a abandonar sus hogares y dejó a muchos más dependientes de ayuda. Los esfuerzos diplomáticos, que se centran en los factores políticos y no religiosos que impulsan el conflicto, no han hecho ningún progreso.

Si usted piensa que todos estos muyahidines llegaron de todo el mundo para luchar contra Assad, se equivoca, dijo un jihadista sunní que usa el nombre de Abu Omar y lucha en una de las muchas brigadas islamistas anti-Assad en Aleppo.

Ellos están aquí como fue prometido por el Profeta. Esto es la guerra que él prometió, es la Gran Batalla, dijo a Reuters, usando una palabra que también se puede traducir como masacre.

Por otro lado, muchos chiítas del Líbano, Iraq e Irán son atraídos a la guerra porque creen que allana el camino para el regreso del Imam Mahdi, un descendiente del Profeta, quien desapareció hace 1.000 años y que volverá a surgir en un tiempo de guerra para establecer un gobierno islámico mundial antes del fin del mundo.

Según la tradición chiíta, un signo temprano de su regreso llegó con la revolución iraní de 1979, que estableció un estado islámico para proporcionar luchadores para un ejército liderado por el Mahdi, para hacer la guerra en Siria después de barrer todo el Medio Oriente.

Esta Revolución Islámica, en base a los relatos que hemos recibido del profeta y los imanes, es el preludio de la aparición del Mahdi”, dijo el clérigo iraní y parlamentario Ruhollah Hosseinian año pasado.

Él citó los comentarios por parte de un imán chiíta del siglo octavo que dijo que otra señal de la venida del Mahdi sería una batalla que implica a guerreros luchando bajo una bandera amarilla, el color asociado con la milicia pro-Assad de Hezbollah del Líbano.

“Como el Imam Sadeq ha declarado, cuando las [fuerzas] con banderas amarillas luchen con los anti-chiíes en Damasco y las fuerzas iraníes se unan a ellos, esto es un preludio y un signo de la venida de su santidad, dijo Hosseinian, según fue citado por agencia Fars.

 

CAMPO DE BATALLA MEDIEVAL

El Islam se divide en sus ramas sunitas y chiítas durante una guerra por la sucesión en el liderazgo de la fe en la generación que siguió a la muerte del profeta Mahoma en el año 632.

Los hadices o dichos del profeta y sus compañeros, han sido transmitidas oralmente durante siglos y son las más importantes fuentes de autoridad en el Islam después del propio Corán. Muchos remontan a los campos de batalla medievales – en lo que ahora son Siria e Irak -, donde las dos principales sectas islámicas tomaron forma.

el mahdi

Los textos históricos se han convertido en una poderosa herramienta de reclutamiento, citados en toda la región, desde las fiestas religiosas en la ciudad santuario chiíta iraquí de Kerbala hasta los videos publicados por los predicadores sunitas en el Golfo, y más allá.

“Tenemos aquí muyahidines de Rusia, Estados Unidos, Filipinas, China, Alemania, Bélgica, Sudán, India y Yemen y otros lugares”, dijo Sami, un combatiente rebelde sunita en el norte de Siria.

“Ellos están aquí porque esto es lo que dijo el profeta y prometió, la Gran Batalla está sucediendo.”

Ambas partes hacen hincapié en el objetivo final de establecer un Estado islámico que gobierne el mundo antes del caos total.

Aunque algunos clérigos sunitas y chiítas son privadamente escépticos de las justificaciones religiosas para la guerra, pocos en la región expresan esas reservas en público por temor a ser mal interpretados como que dudan de las profecías.

Sí, algunos de los signos son similares, pero estos signos se podrían aplicar a cualquier momento después de la caída del Estado Islámico [hace 1.000 años]”, dijo un erudito musulmán sunita en el Líbano, que pidió no ser identificado.

No hay manera de confirmar que estamos viviendo esos momentos. Tenemos que esperar y ver.”

Para los fieles, el hadiz traza el curso de un conflicto de Siria desde su inicio en marzo de 2011, cuando estallaron las protestas por la presunta tortura de estudiantes y escolares que escribieron graffitis anti-Assad en una pared de la escuela en Deraa.

“Habrá una contienda en Sham [Siria] que comienza con los niños que juegan, después de lo cual nada puede ser arreglado”, según un hadiz.

“Cuando se calma de un lado, se inflama del otro.”

El hadiz en ambos lados menciona a Siria como principal campo de batalla, nombres de ciudades y pueblos donde se derrama la sangre.

Serán asesinados, cientos de miles de personas. Toda la región será removida desde la Península Arábiga a Irak, Irán y Jerusalén, según algunos textos.

Arabia Saudita se derrumbará. Casi todos los países en el Medio Oriente enfrentarán disturbios. Uno dice que “la sangre llegará a nivel de la rodilla.”

Un hadiz de amplia circulación atribuido a Mahoma dice que Sham, o Siria, es tierra favorecida de Alá. Preguntado donde será la próxima jihad, él responde:

“Vaya por Sham, y si no se puede, vaya a Yemen… [aunque] Dios me ha garantizado Sham y su gente.”

Otro se refiere a la reunión de musulmanes,

“en el tiempo de la guerra en Ghouta, cerca de una ciudad llamada Damasco”. 

Ghouta, al este de la capital de Siria, ha sido un bastión de los rebeldes en los últimos dos años.

Un hadiz sunita habla de una batalla en una ciudad llamada Dabiq, en el norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía, y la intervención de un ejército extranjero para dividir a los luchadores, visto por algunos como una referencia a una posible incursión turca.

banderas negras mahdi

 

LA PRIMAVERA ÁRABE DA PASO A LA LUCHA SECTARIA

La guerra civil en Siria surgió de la “primavera árabe” de revueltas pro-democracia en el Medio Oriente y África del Norte en 2011 después que las fuerzas de Assad reprimieron con fuerza las protestas pacíficas.

Pero debido a que Assad es un miembro de la secta alauita, una rama de chiiismo, y la mayoría de sus oponentes son musulmanes sunitas, la lucha adquirió rápidamente un carácter sectario.

“Estos hadices son por los cuales los muyahidines están guiados para venir a Siria, estamos luchando por esto. Cada día que pasa, sabemos que estamos viviendo los días sobre los que el Profeta habló, dijo Musab, un combatiente del Frente Nusra, un grupo de línea dura sunita vinculado a Al Qaeda, que habló desde Siria.

Murtada, un chiíta libanes de 27 años, que va regularmente a Siria a la batalla contra los rebeldes, dice que no está luchando por Assad, sino por el Mahdi, también conocido como el Imam.

Incluso si soy martirizado ahora, cuando el aparezca, voy a renacer para luchar en su ejército, voy a ser su soldado”, dijo a Reuters en el Líbano.

Murtada, que ha luchado en Damasco y en la decisiva batalla del año pasado por la ciudad fronteriza de Qusair, deja a su esposa y sus dos hijos cuando él va a luchar en Siria:

Nada es más precioso que el Imam, incluso ni mi familia, es nuestro deber”.

La guerra civil en Siria, construida sobre los conflictos sectarios en otros lugares, especialmente en Irak y en el Líbano, lleva a un sentimiento creciente en toda la región de que todas esas luchas por el poder en los distintos países son parte de una batalla titánica por el futuro.

Abbas, un luchador chiíta iraquí de 24 años, dijo que sabía que estaba viviendo en la era de la venida del Mahdi, cuando Estados Unidos y Gran Bretaña invadieron Irak en 2003.

“Esa fue la primera señal y luego siguió todo lo demás”, dijo a Reuters desde Bagdad, donde dijo que estaba descansando antes de dirigirse a Siria por cuarta vez.

“Yo estaba esperando por el día en que iría a luchar en Siria. Gracias a Alá que eligió que yo sea uno de los soldados del Imam.”

Abu Hsaasan, un jubilado de 65 años de edad del sur del Líbano, dijo que una vez pensó que las profecías del fin de los días tomarían siglos en venir.

“Las cosas se están moviendo rápidamente. Nunca pensé que yo estaría viviendo los días del Imam. Ahora, con cada día que pasa estoy más convencido de que es sólo una cuestión de pocos años antes de que aparezca.”

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:
¿Te gustaría escribir, traducir de otros idiomas o hacer otra tarea en este medio de comunicación? Mira todo lo que podrías hacer ¡Claro que Sí!